2008 out 2009 in

A final de año, todo el mundo hace balance, las teles nos sacan lo mejor del año, las empresas cierran cuentas y algunos escriben como les ha ido el año anterior. Además, muchos se plantean objetivos para el año nuevo y se prometen a si mismo que van a dejar de fumar o van a empezar dieta, o van a empezar a hacer más deporte…

Yo también voy a hacerlo, no tanto por el fin de año, principio del nuevo sino porque empiezo una nueva etapa. Una etapa que dejé a medias en Julio por un contrato de mañanas y ahora acaba. Volveré a coger la idea de freelanze pero otra vez full-time.

Empecé el año con fuerza, cargado de esperanza de sacar adelante “nosuni”, una red social que competía con “tuenti” por salir adelante (al final los de “tuenti” se llevaron el gato al agua). Empecé tan fuerte que creé este blog, con el diseño que me había preparado Pello, un amigo.

Aunque Tabi (compañero de nosuni) y yo teníamos esperanza con “nosuni”, nos dimos cuenta que facebook empezaba a pegar fuerte en España, traduciendo su web a numerosos idiomas, y que “tuenti” había conseguido ya algún inversor, por lo que empezamos a buscar alternativas, pero sin salirnos del tema de las redes sociales. En aquel momento, como llovido del cielo, Javier Olivan, compañero también de nosuni y encargado de internacionalización de facebook, nos comentó que iban a hacer un “garage” en Madrid para presentar Facebook en castellano, y que si queríamos presentar alguna aplicación. Pues allí fuimos, con una aplicación que se nos ocurrió en un momento y la desarrollé en un par de noches. Sólo queríamos aprender a hacer aplicaciones para facebook, pero gustó mucho y decidimos seguir con ella adelante.

Presentamos La Porra en el facebook Garage de Madrid, y conseguimos muchas más visitas de las que pensabamos durante la liga 2007-2008, por eso decidimos preparar La Porra 2.0, para la liga 2008-2009, pero esta vez metiendo primera división, segunda división y Champions League. Además, en verano, nos enteramos de que Sclipo organizaba un nuevo Facebook Gararge en Barcelona, y entre Pello (el diseñador de txurdi.net) y yo desarrollamos La Porra de la EuroCopa’08, que estuvo funcionando durante sólo 30 días y consiguió 400 usuarios diferentes. Esto nos dió fuerzas para seguir.

En Julio empecé a trabajar por las mañanas a cuenta ajena. Fue un trabajo que me salió de la nada y no se podía “decir que no”, ya que me pagaban decente y tenía las tardes para desarrollar por mi cuenta. Además, el trabajo trataba mucho de callejeo, y pensé que me serviría para desconectar, y me obligaría a tener un horario más estable. La verdad es que no sabría decir si me arrepiento de haberlo cogido por lo liado que he estado o no por la gente que he conocido y lo a gusto que he estado callejeando; pero eso ya lo contaré en otro post si saco algo de tiempo…

En Agosto, aunque ya venía de Julio y se alargo hasta Septiembre, estuve trabajando en una aplicación para facebook. Un contacto que hice en Barcelona, me llamó para pedirme una app de fiestas en Barcelona, y poco a poco la idea que tenía él se convirtió en Party Mate. Supongo que os contaré más sobre este proyecto en el resumen del año que viene, porque ahora está terminado, pero parado hasta que Isaac (contacto) replantee unos detalles que quiere modificar, y lo retomaremos este año que entra.

También en Agosto, hice un rediseño del código de La Porra, para adaptarme al nuevo diseño de facebook, y añadir nuevas competiciones a la aplicación. Ha sido un Agosto muy duro, por las mañanas trabajo a cuenta ajena y por las tardes Party Mate y La Porra… Muy duro, pero muy satisfactorio, porque esa sensación de que las cosas salen adelante, no tiene precio.

El 31 de diciembre se me acaba el contrato de mañanas, y empezaré un nuevo estilo de vida, continuación de lo que dejé en Julio; ¿como lo plantearé? eso es lo que tengo que hacer ahora…

En resumen, un año duro, pero en el que he disfrutado como un niño grande, he puesto un pie en el mundo de los emprendedores web, y ahora me toca poner el otro, pero sin meterme demasiado, lo justo para saborearlo y disfrutarlo, sin que me enganche y me quite todo mi tiempo e ilusión.